Según el PNUD, el país tiene un promedio de 16 camas, 14 enfermeras y 13 médicos por cada 10.000 personas. Al 2016 el gasto corriente en salud ascendió a 5,1% del PBI, mientras que en Latinoamérica el promedio fue de 8%

A pesar de la fortaleza macroeconómica, el Perú sigue enfrentando fuertes deficiencias en salud, desarrollo humano y acceso a servicios como Internet, que ante la crisis del COVID-19 complican mucho más nuestra posición para lidiar con la pandemia.

De acuerdo con el último estudio realizado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), por cada 10.000 personas hay en el país en promedio 16 camas en hospitales, 14 enfermeras y parteras, y 13 médicos, según datos agrupados entre el 2010 y el 2018.

Además, mientras que el promedio de Latinoamérica y el Caribe en gasto corriente en salud al 2016 fue de 8% como porcentaje del PBI, en el Perú esta cifra ascendió a 5,1%. En este indicador se hacen visibles, por ejemplo, las deficiencias del sistema que el presidente Martín Vizcarra ha venido enfatizando en las últimas semanas.

En un segundo plano, la última medición del Índice de Desarrollo Humano (IDH) muestra que nos ubicamos en el puesto 82 de 189 países, al posicionarnos en el sexto lugar entre las naciones de Latinoamérica.

El mundo ha aplaudido que tengamos buenas espaldas financieras, que se han construido en base a una macroeconomía muy bien hecha. Lamentablemente, nos hemos olvidado en invertir en lo más importante: las personas. En salud y educación”, considera Hugo Ñopo, investigador principal de Grade.